Roturas por choque térmico en el vidrio: causas y prevención

Hablaremos Sobre

El vidrio es un material ampliamente utilizado en la construcción y en diferentes industrias debido a su transparencia, resistencia y durabilidad. Sin embargo, a pesar de sus múltiples ventajas, el vidrio puede romperse bajo ciertas circunstancias, especialmente cuando se expone a cambios bruscos de temperatura. En este artículo, exploraremos cómo se comporta el vidrio ante el calor y cómo evitar roturas por choque térmico.

Roturas por choque térmico

Las roturas por choque térmico ocurren cuando hay un cambio significativo de temperatura en un mismo vidrio. Aunque el vidrio puede soportar altas y bajas temperaturas de manera uniforme, cuando se produce un salto térmico, las fuerzas de dilatación y contracción generan grietas a partir de micro fisuras existentes en el vidrio, lo que finalmente provoca su rotura.

Las micro fisuras son grietas microscópicas que se generan en los cantos del vidrio durante el proceso de corte y tronzado. Estas micro fisuras pueden debilitar la estructura del vidrio y aumentar su susceptibilidad a roturas por choque térmico.

Factores detonantes de las roturas

Existen varios factores que pueden desencadenar roturas por choque térmico en el vidrio. Los vidrios de gran superficie, los vidrios coloreados en masa (parsoles), los vidrios de capa y los vidrios laminados son más propensos a sufrir roturas debido a su capacidad de absorber más calor. También cualquier elemento que interfiera en la temperatura homogénea del vidrio, como vinilos de colores, cartones, posters, adhesivos, toldos, etc., puede generar saltos térmicos y provocar roturas.

Asimismo, elementos que irradien calor o impidan la ventilación homogénea del vidrio, como muebles, cajas, pilares o paredes, pueden causar roturas. Es importante evitar dirigir estufas, generadores de calor o fuentes de frío directamente hacia puntos concretos del vidrio.

Los cerramientos correderos que generan áreas donde se solapan vidrios sin ventilación también son propensos a roturas por choque térmico, especialmente si se trata de vidrios de capa o laminados. En casos de mochetas y entrantes de fachadas, donde el vidrio no está alineado con la fachada, también puede producirse contraste térmico debido a la sombra proyectada por dichos elementos.

el cristal se rompe con el calor - Cómo se comporta el vidrio ante el calor

¿Cómo evitar las roturas por choque térmico?

Existen medidas que se pueden tomar para reducir el riesgo de roturas por choque térmico en el vidrio. Una de ellas es el aristado y el canto pulido. Estos tratamientos eliminan las micro fisuras existentes en los cantos del vidrio, lo que reduce significativamente el riesgo de roturas. Cuanto más intenso sea el tratamiento, menor será el riesgo de roturas en el futuro. Por lo tanto, se recomienda aristar los vidrios normales y cantear los vidrios de capa, colores, laminados y de gran superficie.

Niños índigo y cristal: Sus características y su impacto en la sociedad

Otra medida eficaz para prevenir las roturas por choque térmico es el templado del vidrio. El templado aumenta la resistencia del vidrio y le permite soportar diferencias de temperatura de hasta 200 ºC, en comparación con el vidrio normal que solo puede resistir hasta 30 ºC.

En Vidriera Arandina, recomendamos que el vidrio de cámara vaya aristado para mejorar su comportamiento frente a roturas por choque térmico. Además, sugerimos que los vidrios laminados estén aristados y, si es posible, con los cantos pulidos. Para vidrios coloreados en masa, de capa o de gran superficie, la mejor opción es el templado.

Tener en cuenta que los vidrios almacenados a la intemperie antes de su colocación acumulan una gran cantidad de temperatura debido a la radiación solar. Por lo tanto, es recomendable elegir un lugar adecuado para su almacenamiento, preferiblemente en interiores o en zonas permanentemente sombreadas.

Recomendaciones de Vidriera Arandina

Ante instalaciones complicadas o la sospecha de futuras incidencias, es recomendable consultar a un profesional de Vidriera Arandina. Nuestro equipo cuenta con una amplia experiencia y estará encantado de ayudarte a encontrar la mejor solución para evitar roturas por choque térmico.

El vidrio puede romperse con el calor debido a los cambios bruscos de temperatura que generan tensiones en su estructura. Para evitar roturas por choque térmico, es importante realizar tratamientos como el aristado y el canto pulido, así como considerar el templado del vidrio en casos específicos. Siguiendo estas recomendaciones, se puede garantizar la durabilidad y seguridad del vidrio en diferentes aplicaciones.

Subir