Curación con piedras y cristales: ¿verdad o mito?

Hablaremos Sobre

En los últimos años, ha habido un aumento en la popularidad de la cristaloterapia y la gemoterapia, prácticas que utilizan piedras y cristales para supuestamente curar enfermedades. Sin embargo, ¿realmente estas piedras y cristales tienen algún poder curativo? En este artículo, analizaremos la evidencia científica detrás de estas afirmaciones y desmitificaremos algunos de los argumentos más comunes.

¿Qué dicen los libros de cristaloterapia?

Si visitamos una librería o grandes almacenes, seguramente encontraremos libros sobre cristaloterapia y gemoterapia. Estas publicaciones a menudo afirman que ciertas piedras y cristales tienen propiedades curativas para una amplia variedad de enfermedades. Sin embargo, muchas de estas afirmaciones carecen de respaldo científico y pueden ser engañosas.

Algunos libros incluso han causado controversia al afirmar que ciertas piedras pueden ayudar a tratar enfermedades graves como el SIDA. Estas afirmaciones han sido duramente criticadas por asociaciones de afectados y no cuentan con ningún respaldo científico sólido.

La falta de evidencia científica

La respuesta es clara: no existe ninguna evidencia científica que respalde la idea de que las piedras y cristales tienen poderes curativos. No hay ninguna enfermedad física o psicológica para la cual se haya demostrado su eficacia terapéutica.

Tener en cuenta que no hay publicaciones científicas serias que respalden estas afirmaciones. Además, en ningún campo de la medicina se utilizan piedras y cristales para tratar enfermedades, a excepción de minerales radioactivos que pueden producir radiaciones ionizantes. Estas radiaciones son capaces de alterar nuestros tejidos y se utilizan en tratamientos como la radioterapia en casos de cáncer. Sin embargo, la mayoría de los minerales y cristales solo pueden transmitir energía térmica, es decir, calor.

El origen de estas creencias

Estas creencias no son nuevas, se popularizaron en los años 70 con el movimiento New Age y desde entonces han ganado seguidores. Incluso celebridades como Kim Kardashian, Adele y Victoria Beckham son conocidas por utilizar piedras y cristales como amuletos.

El tráfico de minerales se ha convertido en un negocio millonario, pero también ha generado preocupación por las condiciones laborales en las que se encuentran los mineros, especialmente en países del tercer entorno donde se extraen estas piedras y cristales.

La importancia de la evidencia científica

Es importante recordar que no se debe abandonar ningún tratamiento médico prescrito por un profesional de la salud para utilizar piedras y cristales como alternativa. Estas sustancias no tienen el poder de curar enfermedades y confiar únicamente en ellas puede llevar a consecuencias graves si la enfermedad no recibe el tratamiento adecuado.

La idea de que las piedras y cristales tienen poderes curativos carece de respaldo científico. No existe evidencia que demuestre su eficacia terapéutica y, por lo tanto, no deben considerarse como un sustituto de tratamientos médicos convencionales. Siempre es importante buscar información basada en evidencia científica y consultar a un profesional de la salud en caso de enfermedad.

Subir